Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

OK Más info

Fotogrametría con Drones

Cada vez se utilizan más los drones para diferentes campos de trabajo y aplicaciones. Uno de los usos más extendidos es el campo de la fotogrametría, ya que están dando numerosos casos de éxito. Pero ¿qué es la fotogrametría con drones? Sin duda es uno de los términos más empleados desde hace algunos años entre proveedores y consumidores de servicios de drones.

La fotogrametría, como su propio nombre indica, significa medir con la fotografía.  Es decir,  es una técnica compleja de medición a partir de la toma de numerosas fotografías aéreas, obtenidas bien con drones o con satélites, debidamente tratadas y procesadas con software específico.  Una vez obtenido el modelo del terreno a partir de las fotografías aéreas, se pueden obtener todo tipo de resultados: medición de superficies, volúmenes, obtención de todo tipo de cartografía.

La fotogrametría no es una técnica nueva, ya que desde hace tiempo se realiza a partir de imágenes obtenidas por satélites y por vehículos aéreos tripulados (aviones). Lo que sí adquiere ahora más popularidad al poder realizarse la toma de imágenes a partir de cámaras montadas en drones.

Respecto a éstos, aunque existen datos que nos indican que el uso de drones se remonta a finales del siglo XIX, es cierto que es en estos últimos años cuando el uso de esta herramienta se ha extendido notablemente.

La principal ventaja de la fotogrametría con drones  es que hace posible conocer con mucho mayor detalle las propiedades geométricas de un objeto, volumen o superficie a partir de imágenes aéreas. Es decir, mientras que en un trabajo realizado con GPS o estación total se puede obtener información de pocos cientos de puntos, en el mismo tiempo y con un vuelo y su posterior procesado, es posible conocer las características de millones de puntos, con la misma precisión que con las técnicas anteriores.

Esta técnica que permite conocer con más detalle las características de cualquier terreno u objeto,  requiere de varias fases diferenciadas, como son: planificación del vuelo, ejecución del mismo, procesado de imágenes y tratamiento de datos.

Cada una de las fases anteriores, requiere de un software específico, existiendo en el mercado numerosos programas diferentes. Para su elección, hay que tener en cuenta varios factores, como el tipo de drone utilizado (ala fija o multicóptero, controladora de código abierto o cerrado, etc), el tipo de cámara, la operación a realizar, etc.

Algunas de las múltiples ventajas de la fotogrametría con drones son las siguientes:

Eficiencia:

Volando con drones se accede a una mayor cantidad de puntos, y lo que es más importante, se obtiene una mayor información del terreno del obtenido con métodos tradicionales (GPS, estación total).

Seguridad:

Sin duda es uno de los aspectos que más destacan, ya que sin los drones el topógrafo debía llegar hasta los puntos más recónditos, recorred taludes con pendientes, etc., corriendo un riesgo para su seguridad; gracias a los drones estos riesgos quedan totalmente eliminados.

Valor e impacto visual:

La fotogrametría ofrece la posibilidad de apreciar el avance paulatino de una determinada zona mediante un análisis visual. De esta forma, puede compararse en distintos espacios de tiempo la evolución de un terreno concreto.

Plazos de entrega y costes:

Al reducirse los tiempos de procesado los costes de los mismos también se ven reducidos. Antes los vuelos con fotogrametría podían llegar a tardar hasta un mes, hoy gracias a los drones se pueden entregar en cuestión de días.

La rentabilidad que se obtiene con esta técnica siempre es mayúscula.

 

¿Qué te parece el uso de drones para fotogrametrías? ¿Conocías esta peculiar funcionalidad? Ahora que la conoces a fondo, si crees que la necesitas no dudes en ponerte en contacto con nosotros, en Innodrone somos expertos y podremos ayudarte.